Piel

Nada es comparable a la sensación de ponerte una correa de piel. Una correa de piel cuenta la historia del reloj, desde ese primer momento en el que la amoldas hasta que el material se adapta perfectamente a tu muñeca. ¿Qué correa de piel contará la tuya? Empieza por elegir un color para tu correa de piel. Los más tradicionales optarán por los clásicos: negro, marrón o tostado. Aunque cualquier correa de piel atemporal es una buena elección, también nos gusta renovarnos. Las correas de piel de Nixon están disponibles en una gran gama de colores que se consiguen gracias al curtido vegetal. Este proceso nos permite aportar dinamismo y estilo a la categoría de correas de piel.